foto

foto

lunes, 8 de agosto de 2022

8 AGOSTO

 





categoría: NO DEBEMOS OLVIDAR

 

 

Pasadas las 14:25 horas del

8  agosto  1975

47º  aniversario

 

3  miembros de la banda terrorista ETA asesinaban a tiros en el barrio de La Florida de Hernán-Guipúzcoa-PAÍS VASCO-ESPAÑA, al

 

guarda jurado 

DEMETRIO LESMES MARTÍN





Que  regresaba andando de su trabajo en Aceros y Fundiciones del Norte, de la empresa Orbegozo, S.A.

Cuando se encontraba a 200 m de su domicilio se le acercaron 2 individuos que intercambiaron con Lesmes varias palabras.

Uno de ellos sacó una pistola y le disparó tres tiros, provocando que Demetrio cayese al suelo gravemente herido.

Cuando estaba ya en el suelo, el otro terrorista sacó una metralleta y lo remató efectuando veinte disparos.           

Varios compañeros de trabajo oyeron los disparos y acudieron en su ayuda.

Al ver que aún respiraba, pararon un vehículo y lo trasladaron al ambulatorio de Hernani, pero al comprobar que se encontraba cerrado, tuvieron que llevarlo hasta la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu de San Sebastián, donde ingresó cadáver.

Los etarras huyeron en un coche robado  como siempre donde les esperaba 1 tercer terrorista.

 

A  las 12:15

8  agosto  1979

43º aniversario

 

ETA ametrallaba un Land Rover de la Guardia Civil que circulaba por una carretera de uso interior del aeropuerto vizcaíno de Sondica, provocando la muerte del

agente DE LA GUARDIA CIVIL

ANTONIO NIEVES CAÑUELO







HERIDAS

Dos  guardias civiles

      Juan Cortijo Durán

      Benito Rodríguez Lara.

 

El Land Rover de la Guardia Civil estaba realizando el servicio cotidiano de vigilancia del aeropuerto.

Antonio Nieves conducía el vehículo oficial de la Guardia Civil, y habían llegado al final de la pista de aterrizaje, a unos

Quinientos  metros de la torre de control del aeropuerto, en un terreno correspondiente al municipio de Lujua-Vizcaya-país vasco-españa.

A unos cincuenta metros, ocultos detrás de una tapia del cementerio británico, les esperaban dos terroristas con fusiles de asalto. Previamente, los terroristas -cuatro en total- habían secuestrado al encargado del cementerio, a su mujer y a una hija del matrimonio y les retuvieron en el interior de una capilla.

Después llegaron otras tres personas -una monja y dos jóvenes- que también fueron retenidas.

Mientras dos terroristas vigilaban a los rehenes, otros dos se apostaron detrás de la tapia del cementerio esperando el paso de la patrulla.

Cuando los tuvieron a unos cincuenta metros, comenzó el ametrallamiento del vehículo.

Antonio fue alcanzado por los disparos, y el vehículo empezó a dar bandazos y una vuelta de campana, cayendo totalmente destrozado por un terraplén en el límite de la pista.

El coche quedó situado boca abajo, y el techo del Land Rover quedó hundido sobre la parte que ocupaba Antonio.

Tras el atentado, los terroristas huyeron en un coche robado como siempre

 

8  agosto  2000

22º aniversario

 

ETA asesinaba en Zumaya-Guipúzcoa-país vasco-españa mediante la explosión de un coche-bomba aparcado junto a su vehículo, al

 

presidente de la patronal guipuzcoana (Adegi) 

JOSÉ MARÍA KORTA URANGA




Como queriendo demostrar que la capacidad de la banda asesina seguía intacta, trece horas después ETA utilizó el mismo sistema, el coche-bomba, para asesinar a José María Korta.

Eligieron, además, un objetivo que personificaba a toda la clase empresarial vasca, contra la que llevaba atentando los últimos meses.

Ese 8 de agosto Korta Uranga salió de la empresa y, cuando se disponía a montarse en el automóvil, un etarra activó a distancia el artefacto explosivo alojado en un turismo aparcado junto al suyo.

Los terroristas estaban apostados en algún lugar con suficiente visibilidad, posiblemente en la carretera ubicada al otro lado del río Urola.

En el momento en que observaron que José María salía de la nave y se acercaba a su coche, accionaron el explosivo por medio de un mando a distancia.

El vehículo del presidente de la patronal guipuzcoana estaba aparcado en batería, mirando hacia el cauce del río.

Junto a él se encontraba estacionado el coche-bomba, un Fiat Tipo de color blanco, con matrícula de San Sebastián, que había sido robado cinco días antes, el 3 de agosto, en Legazpia.

La víctima tenía la costumbre de estacionar su coche todos los días en el mismo lugar, justo enfrente de la entrada principal de la nave.

El empresario, gravemente herido y en situación de parada cardiorrespiratoria, fue socorrido por trabajadores de Mecanizados Korta y de otra empresa del sector situada en el mismo polígono industrial.

Una de las primeras personas en acudir tras la explosión fue Javier Korta, hermano de la víctima.

Posteriormente, facultativos de DYA trataron de reanimarlo, pero murió cuarenta minutos después de la explosión.

 

En 2003 la Audiencia Nacional condenó a 25 años de prisión mayor a

   Ibon Etxezarreta Etxaniz, y a 27 años de prisión mayor a

   Patxi Xavier Makazaga, por el asesinato de Korta Uranga



No hay comentarios:

Publicar un comentario