miércoles, 16 de noviembre de 2022

16 NOVIEMBRE

 






Categoría: NO DEBEMOS OLVIDAR

 

 

 

 

A las 10:40 del

 

16  noviembre  1978

 

44º ANIVERSARIO

 

 

Henri Parot y otros miembros del grupo Argala de ETA asesinaban a tiros en Madrid-españa, al

 

 

Magistrado  suplente de la Sala Sexta del Tribunal Supremo y antiguo presidente del desaparecido Tribunal del Orden Público (TOP)

 

JOSÉ FRANCISCO MATEU CÁNOVES





 

Con información que les proporcionó Domingo Iturbe Abasolo, el grupo Argala hizo un primer viaje a Madrid para comprobar los datos sobre el domicilio del magistrado, sus horarios, itinerarios y demás rutinas.

Con esos datos regresaron al sur de Francia y, pocos días después, volvieron a la capital, robaron dos motos y esperaron a José Francisco Mateu en las cercanías de su domicilio en la calle María de Molina, sabiendo que saldría del mismo en torno a las 9:30 horas.

El magistrado era un hombre muy metódico y, como todos los días, dobló la esquina de la calle Claudio Coello para dirigirse a su trabajo.

Apenas había recorrido doscientos metros desde el portal de su domicilio, cuando dos de los terroristas, que le esperaban agazapados entre dos coches aparcados en esa calle, se abalanzaron sobre él y le dispararon a quemarropa, provocándole la muerte en el acto.

El rebote de uno de los proyectiles hirió de carácter leve en un tobillo al portero de un edificio cercano.

Tras tirotear al magistrado los dos pistoleros huyeron en las motos robadas como siempre, en las que les esperaban otros dos terroristas.

Estas especulaciones no fueron confirmadas por la nota oficial que hizo pública la Policía.

Inmediatamente después de la llegada de la Policía al lugar del atentado, José Francisco Mateu fue trasladado a la Ciudad Sanitaria La Paz, donde los médicos de guardia no hicieron otra cosa que certificar su defunción y ordenar el traslado del cadáver al pabellón de anatomía patológica del centro, donde le fue realizada la autopsia.

 

En 1991 la Audiencia Nacional condenó a

   Henri Parot a 29 años de reclusión mayor por el asesinato de José Francisco Mateu Cánoves.

 

A las 14:30  del

16  noviembre  1979

43º aniversario

2 miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas asesinaban a tiros en la localidad guipuzcoana de Mondragón-guipúzcoa-país vasco-españa,

 

Administrativo  en la empresa Pinturas Velasco

JUAN LUIS AGUIRREURRETA ARZAMENDI




Los dos terroristas le esperaban ocultos detrás de una furgoneta y, cuando pasó Juan Luis, se colocaron detrás de él y abrieron fuego con sus pistolas.

La víctima fue alcanzada por once disparos en distintas partes del cuerpo, cayendo al suelo herida de muerte.

Juan Luis fue trasladado urgentemente en una furgoneta particular al centro asistencial de Mondragón, donde ingresó cadáver.

Tras cometer el atentado, los dos pistoleros de la banda se montaron en un coche robado como siempre, en el que esperaba un tercer terrorista, y emprendieron la huida en dirección a Ondárroa.

En 1982 la Audiencia Nacional condenó a

 

   Vicente Senar Huete a 22 años de reclusión mayor en concepto de cooperador necesario.

En 1991 fue condenado a 28 años de reclusión mayor como autor material 

 

   Juan Carlos Arruti Azpitarte, alias Paterra.

 

Tras cometer varios atentados con los CAA, la marca B de ETA, Paterra siguió su "carrera" como terrorista dentro de su hermana mayor, ETA militar.

 

Fue detenido en septiembre de 1989 cuando se disponía a huir a Francia con otros dos miembros del grupo Araba de ETA –Manuel Urionabarrenechea Betanzos, alias Manu, y Juan Oyarbide, alias Txiribita– que resultaron muertos al enfrentarse a tiros con los agentes. 

 

Paterra ha sido condenado a penas que suman 1.200 años de prisión por, entre otros, catorce asesinatos cometidos como miembro de los CAA, primero, y de ETA, después.

 

La aplicación de la doctrina Parot impidió que el asesino saliese de la cárcel en febrero de 2010, en vez de en 2019, cuando se completarán treinta años de cumplimiento efectivo de la misma.

 

A las 13:45 del

16  noviembre  1984

38º aniversario

 

ETA asesinaba en Irán-GUIPÚZCOA-PAÍS VASCO-ESPAÑA, al

 

Empresario  vasco-francés 

JOSEPH COUCHOT

 

 

Que  había sido señalado dos meses antes en varias revistas españolas de información general como relacionado con la ultraderecha francesa y los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), además de como colaborador de los servicios policales españoles.

El empresario se encontraba en un restaurante del barrio de Behovia, en el límite de la frontera con Francia, cuando dos hombres y una mujer encapuchados y armados irrumpieron en el comedor y dispararon a corta distancia contra el ciudadano francés. Couchot cayó desplomado al suelo y allí fue rematado con un disparo en la cabeza.

A continuación los terroristas emprendieron la huida en un vehículo robado en Rentería, con su propietario encerrado en el maletero.

En el momento del atentado, en el restaurante comían media docena de clientes, además de Couchot.

El nombre de Couchot apareció en los medios de comunicación asociado a los GAL por primera vez el 3 de septiembre, concretamente en el semanario Tiempo.

 

En el mismo se indicaba que Couchot había refugiado en su casa al industrial Víctor Manuel Navascués, a quien la Policía buscaba en aquellas fechas por su presunta participación en el asesinato del trabajador de Hendaya Jean Pierre Leiva el 1 de marzo de 1984.

 

Se recogían también declaraciones de Daniel Fernández Aceña, presunto miembro del GAL en prisión cuando Couchot fue asesinado, en las que atribuía a Navascués la dirección del comando que asesinó a Leiva.

 

El semanario vasco-francés Enbata y la revista Punto y Hora de Euskalherria se hicieron eco de estas y otras situaciones relacionadas, presuntamente, con Joseph Couchot. El mismo día de su asesinato, esta última revista publicaba una carta de la víctima en la que responsabilizaba al director de la misma de lo que pudiera ocurrirle.

 

Couchot responsabilizaba al director de la publicación de "cuanto pueda ocurrir a mis cercanos, mis negocios y a mi persona como consecuencia del artículo antes citado".

 

 

En 1986 la Audiencia Nacional condenó a

 

   José Ángel Aguirre

 

   Ramón Zapirain Tellechea,   integrantes del grupo Oker de ETA, a 29 años de reclusión mayor por el asesinato de Joseph Couchot.

 

Años después, en 2002, fue condenada a la misma pena y por el mismo asesinato 

 

   Idoia López Riaño, alias La Tigresa.

 

El de Couchot fue el primer asesinato cometido por la sanguinaria terrorista, que suma 2.111 años de cárcel por su participación en 23 asesinatos  

 

Detenida en Marsella en 1994, La Tigresa fue extraditada a España en 2001 tras cumplir una pena de cinco años en Francia, acusada de asociación de malhechores.

 

Pese a que en los procesos que se han seguido contra ella en España, la asesina no ha dado nunca muestras de arrepentimiento, ni ha tenido intención alguna de colaborar con la justicia, además de haber provocado diversos incidentes en la Audiencia Nacional, en junio de 2011 se ha visto beneficiada por las medidas de acercamiento a la prisión alavesa de Nanclares de Oca, después de que la etarra firmara la carta de arrepentimiento que el Ministerio de Interior, con Alfredo Pérez Rubalcaba a la cabeza, exige a los miembros de ETA que quieran ser acercados al País Vasco.

 

En el asesinato de Joseph Couchot participó también el etarra 

   Arturo Cubillas Fontán, que vive desde hace años protegido por la Venezuela de Hugo Chávez, trabajando en el Instituto Nacional de Tierras (INTI), organismo encargado de las polémicas expropiaciones de tierras emprendidas por el régimen bolivariano.

La causa ha sido finalmente considerada prescrita, por lo que el etarra no podrá ser juzgado por este asesinato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario